Compartir
Por su aporte a la cultura musical, el órgano es considerado el rey de los instrumentos; la Catedral Primada de Bogotá se apresta a recibir nuevamente este inquilino que se encontraba en fase de restauración. La periodista Andrea Jerez cuenta detalles inéditos.

Después de varios años de trabajo y restauración suena nuevamente en la Catedral Primada de Bogotá el órgano, uno de los instrumentos más importantes al servicio histórico del país.

Su historia data del año 1890 cuando se encomendó la labor al arzobispo Ignacio León Velasco de conseguir un instrumento que cubriera las necesidades de acompañamiento musical de la catedral; fue así como el prelado de la Iglesia le encargó la construcción del instrumento al organero español Aquilino Amezua, uno de los más importantes del Viejo Continente.

Manos a la obra

Contrario a pensar que su construcción tardaría mucho tiempo, el órgano tomó forma en el taller del señor Amezua; una vez terminado, en 1981 fue transportado a Bogotá para cumplir con su actividad misional.

El traslado del órgano desde Valencia, España, hasta se hizo vía marítima hasta el puerto de Barranquilla. Una vez en tierra colombiana vía fluvial llegó al municipio de Honda (Tolima) y por último, vía terrestre hasta Bogotá.

El recorrido no fue fácil, más allá del cuidado durante el traslado, la pieza instrumental sufrió algunos daños y no estaba en buenas condiciones para ser presentado al público, razón por la cual el encargado de arreglar el instrumento fue el organero español Pedro Roques, quien tardó un año en las labores de reconstrucción.

El traslado del órgano desde Valencia, España, hasta se hizo vía marítima hasta el puerto de Barranquilla. Una vez en tierra colombiana vía fluvial llegó al municipio de Honda (Tolima) y por último, vía terrestre hasta Bogotá.

El órgano fue ubicado en la antecapilla de la Virgen Topo, parte central de la Catedral Primada y la inauguración se llevó a cabo el 10 de abril de 1892 con la presentación del coro.

Con el paso del tiempo el instrumento ha tenido que ser restaurado en varias ocasiones: una de ellas, en el año 1965 por el ingeniero alemán Oskar Binder, quien le implementó registros sonoros y transformó su estética y sonido, para la visita del papa Pablo VI el 22 de agosto de 1968.

Desde esta época el órgano no tuvo ningún tipo de mantenimiento: el polvo, humedad y otros factores del entorno fueron deteriorando esta pieza instrumental; por tal motivo, en el año 2013, entidades como el Ministerio de Cultura y la Arquidiócesis de Bogotá iniciaron su restauración, la cual se centró en recuperar sonoridad, forma y diseño; este proceso duró alrededor de tres años y el órgano, con las modificaciones efectuadas, se inauguró el 2 de julio de 2016

El sonido, estructura y armonía del emblemático órgano de la Catedral Primada, vuelve a ser noticia por estos días y los bogotanos y visitantes de todo el país tienen la oportunidad de presenciar por primera vez en Colombia la obra musical de Johann Sebastian Bach, la cual empezó en enero y finalizará en el mes de agosto.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here